ALCORCÓN DEDICA UN PASEO AL ESPÍRITU DE ERMUA

Ayer en la mañana el Ayuntamiento de Alcorcón inauguró junto a la Fundación Miguel Ángel Blanco el Paseo Espíritu de Ermua, el primer espacio público dedicado a la memoria de este movimiento cívico que surgió tras el secuestro y asesinato de Miguel Ángel Blanco en julio de 1997.

El acto comenzó con la intervención de David Pérez, alcalde de Alcorcón, quien ha asegurado que “inaugurar el primer paseo Espíritu de Ermua produce una doble sensación: alegría por el reconocimiento a Miguel Ángel Blanco y a todas las víctimas del terrorismo, y tristeza por el dolor causado por la banda terrorista ETA”.

También intervino el periodista Javier Barroso, quien ha remarcado la importancia de que las nuevas generaciones sean conscientes de todo lo que pasó en los años más duros del terrorismo de ETA.

“En Ermua no estábamos dispuestos al silencio en unos tiempos duros e insoportables para muchos. ETA y sus voceros nos amenazaban, perseguían y acosaban a miles de ciudadanos. En Ermua no quisimos resignarnos”, ha dicho durante el acto José Luis Araujo, primer teniente de alcalde de Ermua. “En estas circunstancias secuestraron y mataron a Miguel Ángel Blanco. Miguel Ángel tenía derecho a vivir y a no ser nacionalista. Quisieron someternos y no lo consiguieron. ETA imponía su visión y su odio, pero Ermua resistió”.

La respuesta al secuestro y asesinato de Miguel Ángel Blanco fue importante y distinta a otros atentados. Miguel Ángel se convirtió en un símbolo de todo el dolor causado. Las movilizaciones fueron motores de la sociedad, fortalecimos el estado de derecho. Con el Espíritu de Ermua se consiguió luchar por la libertad de los vascos contra la dictadura del terrorismo. Este espíritu sigue siendo necesario ante los actos de legitimación del terrorismo que se dan casi todas las semanas en el País Vasco y Navarra.

La presidenta de la Fundación Miguel Blanco, Mari Mar Blanco, agradeció a Alcorcón su iniciativa y ha remarcó que es la localidad que “más homenajes ha rendido a las víctimas del terrorismo”. “El Paseo Espíritu de Ermua será un símbolo contra el fanatismo. La defensa del Espíritu de Ermua, que marcó las líneas de la lucha contra ETA. Fue el principio del fin de ETA. Es necesario mantener la memoria viva”, ha declarado Mari Mar.

Asimismo, destacó que el Espíritu de Ermua es un referente en cuanto a los logros de la unidad política y social para no ceder ante el terrorismo. Las víctimas son un referente en un tiempo de libertad y convivencia. “ETA y sus voceros quieren manipular y confundir con la equidistancia y el olvido. Quiero poner en valor la foto de la dignidad frente las fotos de la indignidad de todos los actos de enaltecimiento del terrorismo que se han dado en este último año”, explicó Mari Mar Blanco.

La Fundación Miguel Ángel Blanco se compromete a extender la iniciativa de recordar el Espíritu de Ermua tal y como lo ha hecho el Ayuntamiento de Alcorcón. Iniciativas como esta son necesarias para recordar a Miguel Ángel Blanco y a todas las víctimas del terrorismo.

HEMEROTECA

El Mundo

ABC

El País

Telemadrid

Cambio 16

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *