Mari Mar Blanco: «Los presos no hiceron ningún gesto por salvar a mi hermano»

«Sabían que en 48 horas no se podían conceder beneficios. Fue una pena de muerte anunciada»

 

Entrevista publicada en la Razón.es  el día 9 Enero 12 – – C. S. Macías –

¿Cómo valora la manifestación celebrada en Bilbao por los presos de ETA?

–Reivindican el acercamiento de los presos, pero van más allá la amnistía, es decir; partir de cero. Quieren que olvidemos todo lo ocurrido, que ignoremos que hay casi mil víctimas del terrorismo… pero eso no lo vamos a permitir. El único mensaje que aceptamos y por el que vamos trabajar es porque esas manifestaciones, si se siguen produciendo, sirvan para decir a la banda terrorista que se disuelva, que pidan perdón –aunque sabemos que no lo van a hacer tras el último comunicado de la banda – y que muestren su arrepentimiento. Las víctimas nunca estaremos a favor de una amnistía para los presos… Y cuanto más lejos estén, mejor. Yo también tengo que ir a Galicia, y hacer muchos kilómetros para ir a ver a mi hermano al cementerio. Ya me gustaría a mí poder ir por ejemplo a Canarias y, aunque sólo fuera un minuto, poder hablar con mi hermano. Pero yo sólo puedo hablar con su tumba.

– ETA reconoce en el «Zutabe» que asesinó a Miguel Ángel Blanco para luchar por los presos… ¿Qué le parece?

–Es una disculpa. A mi hermano lo asesinaron igual que a cualquier otro inocente, por la imposición de su proyecto totalitario y mafioso. Los presos fueron una disculpa para esa pena de muerte anunciada, y lo saben ETA y los presos. A mí nunca me van a poder pedir que haga el más mínimo gesto con los presos, porque en su momento, tampoco los presos hicieron el más mínimo gesto para intentar salvar la vida de mi hermano Miguel Ángel. Por tanto, que ni a mí, ni a mis padres nos pidan el más mínimo gesto por cualquier favor que hagan los presos; porque no lo vamos a hacer ni a permitir.

– ¿Por qué cree que ahora subrayan este hecho?

–Tengo el convencimiento de que a ETA los presos nunca le han importado nada. Los utiliza para seguir imponiendo sus ideas totalitarias. El asesinato de Miguel Ángel fue una pena de muerte anunciada para imponer su proyecto totalitario, pero nunca para conseguir ningún beneficio a los presos porque está claro que en 48 horas pocos beneficios se pueden hacer.

Patxi López ve posible otra política de presos de ETA. ¿Qué le parece su política?

– Cuando comenzó la legislatura, la Fundación Miguel Ángel Blanco quiso hacerle un reconocimiento por ese gran consenso alcanzado en el País Vasco. Entonces, dije que «las enseñanzas del espíritu de Ermua por fin habían dado su fruto». Pero con el paso del tiempo he comenzado a arrepentirme de aquellas palabras. La contundencia con la que comenzó el gobierno del López en la lucha antiterrorista se ha ido diluyendo en la claridad de sus palabras; y sobre todo en la contundencia de los hechos. No me gustan nada los gestos que lleva realizando el lendakari, ni lo que dice ahora con el tema de los presos.

Todo lo que están haciendo unos y otros forma parte de una estrategia de la izquierda abertzale para intentar estar en política, y todos sabemos que no hay nada verdadero detrás de esa pantalla que nos han intentado vender o que se han puesto. Ya es hora de dejar de ofrecer esos bombones en bandeja a los que no van a hacer nada por aportar algo bueno, ni por intentar que ETA se disuelva y entregue las armas. Me duele mucho cuando dice López que se pueden hacer gestos por los presos cuando ni si quiera se han arrepentido de los crímenes cometidos.

–Aunque ha desaparecido el impuesto revolucionario, estas Navidades se han enviado cartas a los comerciantes pidiendo un aguinaldo para los presos…

–Al final son las pruebas más que evidentes de que ETA, aunque ha cesado en la violencia terrorista, no ha desaparecido. Las víctimas seguiremos alerta y vigilantes para que se cumpla la ley.

Se espera un nuevo comunicado. ¿Temen que si no se actúa como exigen vuelvan a atentar?

–Ese miedo no se me ha quitado y tengo el claro convencimiento de que no podemos bajar la guardia. No me puedo fiar hasta que digan que han desaparecido. Ya tienen la política, ¿qué sentido tiene que sigan organizados como banda terrorista? Ojalá llegue ese comunicado que diga que dejan las armas y desaparecen como organización armada. Ese día empezaré a creerme que esto ya por fin ha terminado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.